Rosario, Santa Fe, Argentina
+54 341 2285228
info@hiss.com.ar

4 estrategias para ser más productivo

Especialistas en Coaching comercial

hombre concentrado

Gracias a la tecnología estás leyendo este artículo. Ya sea que estés en tu teléfono, en tu tablet o en tu computadora, la tecnología hace posible que te pueda transmitir este mensaje. Sin embargo, la tecnología también está acompañada de una increíble cantidad de distracciones.

Todo está diseñado para captar tu atención, no obstante la tecnología también puede ser una gran herramienta. En este artículo, queremos utilizarla para darte algunas herramientas para enfocarte en cualquier trabajo que estés realizando.

Mejores resultados

Ya sea que quieras mejorar tus resultados en tus estudios, desarrollar un negocio exitoso, incrementar tu valor dentro de tu empresa o realizar efectivamente cualquier proyecto que necesite de tu atención, este artículo te servirá para redefinir tus estrategias de productividad y avanzar hacia una vida enfocada en un trabajo profundo, satisfactorio y significativo.

Modos de trabajo

Existen dos modos de trabajo: Por un lado tenemos el trabajo profundo y por el otro está el trabajo superficial. 

Estos dos modos se contrastan: uno te presenta una vida sin mucho esfuerzo, donde constantemente te podés distraer con todos los objetos brillantes. El otro te da acceso a lograr tus objetivos con mayor efectividad y elevar tu calidad de vida.

Atención residual

Antes de presentarte las siguientes estrategias, hay un concepto importante que tenés que entender.

La atención residual es una de las principales razones por la cual trabajar profundamente, y de manera enfocada durante largos periodos de tiempo, tiene tantos beneficios para nuestra productividad.

Este concepto señala que cada vez que cambiamos de actividad un residuo de tu atención se queda pegada en tu actividad anterior. Esto hace que el trabajo profundo sea difícil porque la intensidad de concentración va disminuyendo cada vez que cambiás de actividad.

Pensalo de esta manera:

  • Al iniciar tu día tenés 10 bloques de concentración.
  • Cada vez que realizás una actividad que requiere estar enfocado, invertís un bloque de concentración.

Entonces, imaginá que cada vez que cambiás de actividad tu atención se va reduciendo porque vas perdiendo bloques de concentración. Esto significa que cuando te distraés en redes sociales, o navegando en internet, te exponés a perder concentración que ya podés recuperar durante el día. Por lo tanto, si estás buscando entrar en modo de acción que te ayude a lograr un alto nivel de desempeño y alcanzar de manera acelerada tus objetivos, tenés que:

  • Empezar a trabajar durante largos periodos de tiempo.
  • Estar completamente concentrado.
  • Estar enfocado en una sola tarea.
  • Evitar todo tipo de distracción.

Esto será tu entrada para desarrollar la habilidad del trabajo profundo.

Y ahora que entendiste la importancia de estas prácticas podemos empezar a hablar de estrategias.

Trabajar profundamente

A pesar de ver sus beneficios, no todo el mundo está listo para comprometerse con aplicar el trabajo profundo. Hay 3 razones principales por las que queremos evitar esto:

  1. Requiere mucho esfuerzo empezar.
  2. Nuestro entorno promueve el entretenimiento, la diversión y la vida “fácil”.
  3. Tenemos una cantidad limitada de voluntad personal.

Una vez que reconocés las dificultades, podés comenzar a crear un plan que te ayude a superarlas. De manera muy consistente, creá una serie de rutinas y prácticas diarias que te ayuden a mantenerte en la ruta correcta para lograr tus objetivos.

Tené en cuenta que habrá momentos donde vas a querer distraerte, por lo tanto considerá el acceso tu teléfono y a internet de manera controlada. Ponete una cantidad de tiempo limitada para tus distracciones y, cuando el tiempo termine, regresá al trabajo profundo. Esto te permitirá lograr periodos extendidos de trabajo profundo sin la tentación de distraerte.

Tip: hay algunas aplicaciones que te ayudan a controlar este tipo de cosas, como la aplicación “forest” por ejemplo.

Abrir las puertas del aburrimiento

Nuestra atención es como un músculo. Los grandes atletas cuidad de su cuerpo, incluso cuando no están entrenando. De la misma manera, tenés que cuidar de tu atención incluso cuando no estés en medio de una sesión de trabajo profundo y enfocado.

El aburrimiento es un sentimiento que afecta a todas las personas. Cuando no hay nada emocionante pasando a nuestro alrededor nos comenzamos a aburrir. Frente a esta situación nuestro impulso es buscar una distracción que nos permita tolerar esos momentos, sin embargo esta es la principal trampa en el camino del desarrollo de la concentración.

Si caés en distracciones al experimentar la cantidad mínima de aburrimiento, estás evitando que tu atención se fortalezca para soportar la intensidad del trabajo profundo. Incluso estás haciendo algo mucho peor: cada vez que cedas ante la distracción, estarás reprogramando tu cerebro para direccionarlo a los distractores. Es decir, te será más fácil distraerte una y otra vez, y aunque quieras concentrarte en un trabajo profundo tu mente no será capaz de soportar la intensidad.

Ante esta situación, hay un simple consejo a seguir: Aceptá el aburrimiento, así de sencillo. Evitá revisar tu teléfono en cada oportunidad que tengas, dejá de ver compulsivamente tus mensajes y en cambio aprendé a estar presente. Acostumbrate a observar lo que está pasando a tu alrededor en lugar de buscar una fácil escapatoria para lidiar con tu aburrimiento.

Por otra parte, el tiempo de ocio es necesario para rellenar tu capacidad de concentración, por lo tanto buscá actividades que relajen tu atención. Salí a caminar, escuchá música, tené una charla con un amigo. En general, buscá actividades que te den tranquilidad y te ayuden a recuperarte.

Alejate de las redes sociales

¿Querés saber lo que significa vivir de manera superficial? simplemente observá las redes sociales.

Las redes pueden ser un gran beneficio para tu negocio, servir para compartir eventos significativos o conectar con personas que están a miles de kilómetros. Sin embargo, realmente no lo utilizamos para eso.

Esos mínimos beneficios muchas veces se ven saturados por miles de publicaciones, mensajes y anuncios que no aportan absolutamente ningún valor a tu vida, y solo te estarán absorbiendo una cantidad masiva de tiempo.

Realmente no podrás entrar en un modo de trabajo profundo si constantemente sentís la urgencia de saltar a tu red social favorita y dedicarle horas a consumir información irrelevante.

Ante esto se suele proponer un ejercicio algo extremo para comenzar:

Sin desactivar ni borrar la aplicación de tu red social preferida, intentá conscientemente mantenerte alejada de ella durante 30 días (nosotros proponemos aunque sea unos días). 

Después de que los días hayan transcurrido analizá los resultados: ¿fue imposible mantenerte alejado? ¿te causó un gran dolor dejarla? ¿le importó a alguien que no estuvieras conectado durante esos 30 días?

Este proceso de desintoxicación te va a ayudar a ver que el mundo no termina cuando dejás la aplicación que más te hace perder el tiempo. Recordá: la tecnología puede ser una gran aliada o una terrible enemiga.

Eliminar lo superficial

Los superficiales son todas esas personas que parecen ocupadas pero que realmente no logran ningún avance. El trabajo superficial radica en todo lo que no requiera una intensa concentración, como contestar mensajes, tener reuniones innecesarias, responder llamadas. Todo esto limita tu capacidad de entrar completamente en un trabajo profundo.

Este completo proceso está basado en que adoptes una actitud que te permita trabajar menos tiempo y lograr mejores resultados.

Para que esto funcione tenés que identificar cuales son las tareas superficiales que están consumiendo tu tiempo. Date cuenta que los minutos que tenés en el día son limitados, así que invertilos sabiamente.

Programa cada hora de tu día utilizando bloques de tiempo que configures el día anterior. El objetivo no es mantenerte alineado perfectamente con tu horario sino comenzar a ser más atento en cómo estás utilizando tu tiempo. Con esto podrás tomar mejores decisiones y aplicar estrategias de productividad para entrar en un modo de trabajo más enfocado.

Conclusión

Vivir y trabajar de manera enfocada no es una tarea fácil. Luchar contra las distracciones, perfeccionar tu concentración y planear tus días con anticipación, son elementos que requieren de un gran esfuerzo. 

Es más sencillo vivir la vida y el trabajo superficial. Sin embargo, si estás leyendo esto es porque querés empujar tu vida al límite y maximizar tus capacidad de productividad.

¿Estás listo para vivir de una manera más enfocada?
5/5

También te puede interesar: Por qué realizar un árbol del problema

 

Una respuesta

  1. […] ¿Qué puedes hacer tu por el mundo? necesitas ser más productivo? descubre las 4 estrategias para ser más productivo  […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =